Photography

“Hay días soleados”

Tengo varios armarios y muchos cajones en mi casa, también estanterías. Todos contienen y soportan cosas. Las hay de hace mucho tiempo, nuevas, algunas que parecen llenarlo todo y otras mínimas. Todas tienen su lugar y su importancia.
La sombrilla es de antes, cuando cada día dejaba atrás mi casa abarrotada aferrándome a ella, hasta que decidí darme la vuelta y hacer limpieza. Así encontré catorce paraguas, matarratas, un baúl, flores secas, la cometa china, espejos rotos, cadáveres de mosca, lápices de colores, cenizas en un bol, una bola roja, una azul, una mantilla…
Voy a salir.
Escojo este vestido. Las horquillas de moño las guardo aquí, junto a los lazos. Trato de alcanzar el que quiero y temo romper algún frasco, el estante de los perfumes está desordenado. Abro y cierro cajones mirando cada pañuelo, sus colores, los estampados; algunos los toco. Quizás hoy coja la sombrilla. Miro mi reflejo, el vacío de mi rostro; tomo la bola roja y la coloco entre los mofletes.
Ahora siempre llevo mi nariz.

(Saioa Esparza)